¿La arcilla, de donde viene?

Publicado el : 01/06/2016 09:42:16
Categorías : Arcilla

“La arcilla es una substancia mineral terrosa compuesta en gran parte de hidrosilicato de aluminio. Su propiedad más importante estriba en que, mezclada con agua, proporciona una pasta más o menos plástica, susceptible de ser trabajada por diversos procedimientos. Al secarse adquiere cierta cohesión, se contrae, se endurece y queda prácticamente inalterable. Estas características hicieron que fuera una de las primera materias que el hombre trabajó, y todavía continua ocupando un lugar privilegiado en nuestras sociedades.”

COTE FRAMIS - En “El poder curativo de la arcilla”

Terrapia Barcelona

La arcilla viene de la erosión de rocas por el viento y el agua. Esta erosión se aglutina en depósitos y crea los diferentes tipos de arcillas.

Una teoría de la nasa explica que la arcilla esta en el nacimiento de la vida en nuestro planeta por su acción aislante y protectora de los rayos UV a las primeras bacterias que encontraron cobijo en ella.

Hay diferentes tipos de arcilla. Esto se traduce en diferentes colores de arcillas y también en diferentes usos.

Arcillas Kanditas: Se forman a partir de material granítico. Se utilizan en talleres de cerámica y por un uso médico para las que tienen más impurezas minerales.

Arcillas Esmecticas: Se forman por alteración del material de origen por aguas marinas o aguas profundas de origen hidrotermal. Son utilizadas en agricultura, en la industria petrolífera, en los moldeos, fabricación de jabones, cosmética, y también por sus propiedades terapéuticas.

Arcillas Especiales (Paligorskitas y micas hidratadas): arcillas de aspecto blanco lechoso, son las más codiciadas por sus propiedades tanto en uso interno que externo.

Arcillas refractarias: tienen menos poder de absorción que le resto, son pobres en minerales y oligoelementos. Se utilizan mucho en la industria y también forman parte de la composición de numerosos productos de belleza 8mascarillas, cremas,…)

Las arcillas son muy diversas y las encontramos a muchos niveles de la sociedad humana. En la construcción, en la cerámica, en la agricultura, en la quimia, en la industria petrolera, en la industria papelera, en la cosmética y por supuesto para nuestra salud.